21 Mar 2018

Necesito publicidad temporal

0 Comment

Después de escuchar tantas veces la misma pregunta, hoy hemos decidido, que no solamente la responderemos en durante nuestras habituales reuniónes con clientes habidos de información y necesitados de poner en marcha cuanto antes una campaña, sino que a través de estas líneas daremos respuesta a nuestros habituales lectores.

En primer lugar debes tener muy bien definido a que te refieres cuando hablas de una campaña de ‘’quita y pon’’. Para nosotros como profesionales esta frase por lo general nos remite a las temporadas y campañas anuales muy definidas en las que ofreces a tu cliente una serie muy definida de productos, hablamos por ejemplo de navidad, verano, o regreso al cole.

Estos constituyen periodos determinados y muy precisos en los que tanto el género que tienes en tu tienda, como su aspecto habitual suele cambiar. Si es así, pues de verdad requieres carteles publicitarios para ambientar tu local y quitarlos de manera rápida y cómoda sin alterar el entorno y perder tiempo.

Para dar respuesta a estos casos, la recomendación es muy clara: Te aconsejamos que elijas carteles impresos sobre vinilo o cartón pluma a dos caras, con el fin de colgarlos en los pasillos a través de un hilo de nylon, permitiendo así su visibilidad por dorso y anverso aprovechando de esta manera el espacio.

De igual manera, puedes colocar lonas de 110 micras con ollaos, las cuales podrás instalar y quitar a discreción, en el espacio en el que decidas, sin tener que agujerear ninguna pared, del mismo modo, si la información en ella impresa, a color o en blanco y negro, tiene carácter genérico, entonces podrás utilizarla de nuevo en otra temporada.

En el caso de una campaña puntual en un escenario itinerante, como por ejemplo el pasillo de un centro comercial o la entrada de un local donde estarás pocos días, la recomendación se dirige hacia dispositivos como los rollup o los x banner.

Novedosos, ligeros, fáciles de trasladar, de instalación inmediata y sin duda llamativos, constituyen instrumentos pertenecientes a la alta gama de la impresión; este término no tiene que ver con su coste, sino más bien con sus resultados.

Ambos poseen una base en la que se extiende una lona impresa, la cual al terminar su función puede enrollarse y guardarse en su práctica bolsa de viaje, la cual con un asa fuertemente sujeta podrá trasladarse en cualquier medio de transporte, incluso si vas en bici de un lado a otro, podrás colgártela y llevarla a ese nuevo escenario en el que quieres desplegar tu publicidad.

De igual manera, si lo que buscas es quitar y poner en un dos por tres, no olvides los tradicionales posters, los cuales en sus diferentes medidas, y utilizando únicamente un poco de cinta adhesiva podrás colocar en fachadas, ventanales y escaparates.

Sin duda alguna, todo el mundo les verá, y tendrán los datos de ese evento que se llevará a cabo, y de donde pueden adquirir con facilidad ese producto que tanto les interesa.

[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *